¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


martes, 11 de julio de 2017

TIRAMISÚ HELADO






Es un postre italiano muy conocido, que cada cocinero elabora según su gusto porque no hay una receta estricta y única para hacerlo, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base, que pueden ser representados por distintos productos. Se prepara, eso sí, con café y licor (dice la Wikipedia).

El tiramisú se monta por capas, y aunque es postre más bien de cuchara, hoy le he dado una textura y un aspecto diferente: "lo he puesto a congelar", con lo cual después de desmoldado se mantendrá firme  y no se desmoronará. Habrá por tanto que tomarlo antes de que se descongele, nos hará las veces de una tarta helada.

He modificado algún proceso en la elaboración para ayudar a su consistencia. Espero que sea de vuestro gusto.

_______________________________________________________________________________

Con este tiramisú me despido de vosotros hasta después del verano. Os doy las gracias por lo que me aportáis, que es mucho más de lo que pensáis, compartiendo amistad, experiencias y afecto. Gracias a todos. Nos vemos pronto.
_______________________________________________________________________________






Ingredientes:


  

- Queso Mascarpone 200 g.
- Nata, 35% materia grasa, 100 ml.
- Azúcar 80 g.
- Gelatina neutra en hojas 3 g.
- Huevos L, 2.









- Bizcochos especiales para tiramisú (Savoiardi) 12.
- Amaretto 60 ml.
- Café expreso 60 ml. (si prefieres pon descafeinado).
- Azúcar 60 g.
- Agua 80 ml.
- Cacao Valor para espolvorear.



Medidas del molde 12x12x8


Elaboración del relleno o mousse de queso:

Separa yemas de claras. Monta por separado cada una con la mitad del azúcar. Reserva en el frigo las claras montadas.

Pon a remojo la gelatina.

Semimonta la nata y añádele el queso crema suavemente.

Incorpora las yemas en dos veces e integra envolviendo.

Comprime la gelatina para quitar el agua y a continuación la pones unos segundos en el microondas para que se funda. Une a la mezcla.

Termina agregando la clara reservada al compuesto, mezcla envolviendo.

                
Pasos para montar el tiramisú:

Prepara un almíbar con el agua, el azúcar y el café. Hierve hasta que no queden restos de azúcar. Retira del fuego y añádele el licor. Deja reposar hasta que temple (no conviene usarlo caliente pues ablanda demasiado los bizcochos, y deben quedar más bien enteros, yo me descuidé un segundo y los de abajo se me reblandecieron más de lo necesario) 😭

Sobre papel parafinado coloca una capa de bizcochos en la base del molde, ligeramente remojados, y extiende una porción de crema encima. Vuelve a cubrir con bizcochos y más crema. Termina con bizcochos y una capa fina de crema. Tapa de nuevo con papel.


Pon en el congelador y guarda la crema restante en el frigo (tienes que dejar una porción algo más grande para la cubierta).

Desmolda cuando esté congelado pasando una hoja de cuchillo por todo el contorno. Retira los papeles. Cubre con el resto de la mousse, cierne el cacao por encima y sirve enseguida.


Fácil, muy fácil y deliciooooooso, un postre que os va a gustar.

_____________________________________________________________________________

 Hasta pronto amigos. A la vuelta os espero con más cosillas de cocina divertidas y prácticas para el día a día.


miércoles, 5 de julio de 2017

PASTELITOS DE MERLUZA Y PATATA AL HORNO


  



Habrá que encender el horno si queremos probar estos pastelitos, aunque siempre cabe la opción de pasarlos por la plancha o hacerlos en fritura. Estos días atrás por la redes se hablaba de que ya puestos a pasar calor lo mismo era encender el horno que estar sobre/encima de los fogones, que a fin de cuentas  lo que más "duele" es estar al lado de la llama, mientras los demás se dan sus chapuzones en el agua. ¡Qué sacrificados somos los cocineros! jjj.

Yo, los veo fenomenales para el verano, es un plato que se presta bien para dejarlo hecho y en el último momento llevarlo a gratinar mientras ponemos la mesa. Seguro que ese día los niños comerán pescado ya que además están muy ricos y al escoger hornearlos conseguiremos restar algo de calorías. Os animo a probar, no dejéis de decirme si gustaron.

 
Ingredientes:

- Merluza limpia en filetes y descongelada 450 g.
- Patatas 400 g.
- Puerro (parte blanca) ½.
- Huevos 3.
- Mantequilla 30 g.
- Sal, pimienta negra molida, nuez moscada, perejil.
- Pan rallado.


Elaboración:

Pon agua al fuego, no demasiada, y sala. Cuece la merluza hasta que blanquee. Retira a un plato. Desmenuza.

En esa misma agua, si es poca añade algo más, cuece las patatas peladas y troceadas. Retira, añade la mantequilla y chafa con un tenedor.

Pica muy menudo el puerro y ponlo en un cuenco. Añade la pimienta, la nuez moscada, el perejil y dos de los huevos batidos. Une con la merluza y el puré de patatas. Comprueba la sal.

  

Cubre el fondo de una bandeja con papel sulfurizado y ve poniendo porciones parejas de la mezcla que hemos redondeado, aplastado ligeramente e impregnado con pan rallado.



 

  


Pincela con el huevo restante batido e introduce los pastelitos al horno con el gratinado. Espera que tomen color y sirve sobre un lecho de ensalada variada.







sábado, 1 de julio de 2017

CROQUETAS DE POLLO ASADO AL CURRY DE MADRÁS


  



Os he comentado alguna vez de la versatilidad de las croquetas que con distintos e inusuales ingredientes podemos convertir en un bocado exquisito quedando como grandes cocineros. Pues hoy era día de traeros esta otra manera de disfrutarlas, y muy especial. Si os gustan los sabores acentuados con tintes exóticos, éstas son las vuestras.

He recurrido a unos restos de pollo asado que en casa suelen sobrar y que no debemos, en conciencia, desperdiciar tirando a la basura. Los he usado en muchas otras preparaciones pero un día, ya lejano, probé a ponerlas en la masa para croquetas y creedme que quedan sabrosísimas.

Ingredientes:

- Restos de pollo asado y su salsa.
- Cebolla ½.
- Harina repostería 1 taza de café.
- Leche 4 tazas de café.
- 1 cda. rasa de curry de Madrás.
- Sal.
- Aceite de oliva.

- Rebozado común: harina, huevo batido y diluido con leche y pan rallado.

Elaboración:

Trocea, no muy fina, la carne de pollo y desecha ternillas y pieles.

Corta la cebolla menudita y rehoga en cuatro cdas. de aceite de oliva. Incorpora el pollo y la salsa, sofríe un minuto.

Añade la harina y la leche. Agrega el curry y mezcla. A fuego medio cuece la masa sin parar de moverla alrededor de quince minutos o hasta que la masa se desprenda fácil de las paredes y del fondo de la sartén.


Vuelca sobre una bandeja y cuando temple tapa con film para proteger la superficie. Espera que enfríe.

Forma las croquetas del modo que prefieras, en esta ocasión he querido hacerlas redondas por darles un aspecto diferente. Pasa por harina, huevo y por último por pan rallado.


Fríe en abundante aceite, de pocas en pocas piezas, para mantener siempre la misma temperatura que ha de ser caliente pero no ardiendo (fuego medio). Gira si es necesario para igualar el tostado. Pasa a papel de cocina y sirve enseguida.


Una buena ensalada sería el acompañamiento ideal.