¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

miércoles, 31 de mayo de 2017

MINIPIZZAS





Hoy podríamos hacer unas pizzas más gorditas que las que normalmente solemos hacer, que sé que a algunos les gustan de esta manera, y como no cuesta nada complacer os dejo otra forma de preparación nada complicada, será muy fácil, sólo seguir mis pasos.

Ingredientes:

Para la masa:

- Harina panificable 400 g.
- Levadura seca 1 sobrecito.
- Agua tibia 250 ml.
- Sal 1 cdta.
- Azúcar 1 cdta.

Para poner encima:

- Queso especial gratinar (mozzarella).
- Tomates cherry.
- Calabaza en láminas.
- Jamón serrano.
- Orégano seco 1 cda.
- Aceite de oliva 2 cdas.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Rúcula para adornar.

Elaboración:

Mezcla la harina, la sal, el azúcar y la levadura. Poco a poco incorpora el agua tibia (no superes 30 ⁰C), une en el mismo bol y luego amasa sobre la encimera, ligeramente enharinada, durante diez minutos. Aceita un cuenco y deja reposar la masa tapada en lugar cálido o resguardado de corrientes una hora.


Vuelve a amasar cinco minutos y pon nuevamente a levar media hora.

Enciende el horno a 220 ⁰C.

Divide en doce porciones, forma círculos y coloca sobre papel de horno. Distribuye los ingredientes por encima, cantidad y corte a tu gusto, espolvorea con orégano, sal y pimienta y riega con aceite. Hornea 15-20 minutos.

  

Decora con la rúcula y sirve.

Receta de mis borradores.





sábado, 27 de mayo de 2017

ESTOFADO DE POLLO Y PIÑA





Tengo que reconocer que mis comidas del día a día son las normales que se toman en todas las casas y que apuntan más bien a la tradición. Desde que decidí abrir un blog me salgo de lo común y experimento con platos nuevos preparando aquellos por los que siento debilidad, curiosidad, o que considero un reto personal. Son, los que por unas cosas y otras he ido aplazando para un momento preciso y adecuado. Tener un blog de alguna manera "obliga" a poner en práctica nuevos sabores, nuevas técnicas y presentaciones más vanguardistas o minimalistas. Sin embargo mi cocina es sencilla, creo que no es complicada y no necesita de máquinas especiales. Quiero acercarme a vosotros a través de ella, ojalá que lo logre.

Por eso cuando "me tropecé" con este estofado sabía que me iba a gustar, que os gustaría, pues no se trata del clásico: que bien rico está. Éste tiene unos ingredientes muy actuales en cocina y diferentes de lo que estamos acostumbrados, su combinación resulta muy interesante. Os lo dejo a ver qué os parece ¿puede ser un buen plato de dieta?

Ingredientes:

- Patatas  medianas, 4.
- Filetes de pechuga de pollo gruesos 6.
- Pimiento rojo, 1.
- Cebolla, 1.
- Piña  en conserva 500 g + su jugo.
- Caldo de pollo 300 ml.
- Guisantes en conserva 100 g.
- Sazonadores:
Pasta de chile (en su defecto escamas de chile) al gusto.
Mostaza de Dijón, 1 cda.
Soja 2 cdas.
- Cebollino para decorar.

Elaboración:

Pela las patatas, lava y pártelas en rodajas de un dedo de anchas.

Disponlas en el fondo de una cacerola y sobre ellas los filetes de pechuga de pollo bien distribuidos. Mantén el fuego medio.

Pica encima, en trozos regulares y no muy pequeños, el pimiento rojo y la cebolla.


 

  

Cubre con el caldo de pollo (casero o de brick), el jugo de la lata de piña, la pasta de chile, la soja y la mostaza. Diluye previamente y luego mezcla con el guiso sin revolver. La patata seguirá quedando abajo y el pollo encima.











Alrededor de los diez minutos de cocción agrega la piña cortada en dados y cinco minutos antes los guisantes. Deja cocer hasta que las patatas se ablanden pero sin romper, enteras. Pon a punto de sal, si lo necesita.


  


Decora con cebollino picado por encima y sirve bien calentito.

Mi consejo, si te que quedó clarita la salsa, es que diluyas en un poco de agua una cda. rasa de Maizena y la incorpores al guiso disolviendo e integrando.

Receta de mis borradores.




jueves, 18 de mayo de 2017

POLLO TERIYAKI Y SU GUARNICIÓN




Al fin de nuevo con vosotros tras un tiempo, más de un mes, desde mi última publicación.

Han sido unos días movidos en los que han pasado las horas deprisa y sin sentirlas. He tenido un viaje de por medio y una pérdida sentida y dolorosa. No me he recuperado, es reciente, ni creo que lo haga en un largo periodo. La desgana me ha alcanzado desde que supuse lo que irremediablemente iba a ocurrir, no encontrando motivaciones para volver antes y dejaros una receta de esas que tengo acumuladas en borradores y que tanto me obsesiona dejar limpios. Es como si quisiera cerrar una etapa y abrir otra nueva. Tengo dudas sobre si seguiré publicando, así es que si en un tiempo largo no me veis por aquí es que he decidido dejarlo definitivamente. Siento que os debo la explicación.

Aprovecho para agradeceros vuestra paciencia, vuestros comentarios, y a todos los que os habéis preocupado de una manera o de otra por mí durante esta no muy larga ausencia. Gracias a mis seguidores del blog, de Fb, de Instagram, de G+ y a todos los demás, que sin seguirme, les gusta pasar por aquí buscando alguna idea.

Cambiando de tema, y centrándome en lo que de verdad os interesa de esta página, hoy os dejaré una receta rica, fácil y muy de actualidad, pues ya tendréis comprobado que se imponen las tendencias japonesas en nuestra alimentación, haciéndose un hueco grande y ganando cada día más adeptos.

He elegido esta receta porque es muy básica, casi no es receta. Es importante encontrar el punto de la salsa y la textura adecuada del salteado, con eso tendréis éxito seguro.

Ingredientes:

- Pechugas de pollo sin piel y deshuesadas 500 g.
- Setas (vuestras preferidas) 150 g.
- Calabacines 150 g.
- Espárragos verdes (solo las puntas) 8-10.
- Arroz grano largo 200 g.
- Salsa de soja oscura 50 ml.
- Mirin o Jerez seco 50 ml.
- Azúcar blanquilla 1 cda sopera.
- Ralladura de naranja.
- Zumo de naranja 50 ml.
- Sésamo tostado.
- Aceite vegetal (maíz, girasol…).
- Sal (si se necesita).

Elaboración:

 




Lava y trocea en tiras parejas el pollo. Mezcla en un bol amplio la soja, el mirin, el zumo de naranja, la ralladura y el azúcar. Bate con un tenedor, hasta que se integre el azúcar.





 
  



Macera el pollo en la salsa obtenida durante una hora (cubre con film e introduce en el frigorífico). Remueve una vez.





Cuela el jugo de la maceración y ponlo a reducir dos minutos en una sartén a fuego bajo. Deja que el pollo escurra sobre un colador.

 



Mientras, cuece el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante. Prepara las verduras cortando en tiras de mediano grosor las setas y en láminas los calabacines.






Unta ligeramente una sartén tipo wok (fondo grueso) con aceite y saltea tres minutos aprox. a fuego fuerte las verduras, incluidas las puntas de espárragos. Añade durante el salteado un poco más de aceite y una pizca de sal.

Retira las verduras (vuelve a untar la sartén con aceite) e inmediatamente pon el pollo a dorar manteniendo el fuego alto.



Sirve el pollo volcando encima la salsa caliente y esparce semillas de sésamo. Acompaña con las verduras y el arroz.


De haber quedado la salsa clara, diluye una cdta, de Maizena en una de soja oscura (fría) e incorpora a la salsa caliente hasta que se integre y espese.