¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

jueves, 29 de septiembre de 2016

LASAÑA DE VERDURAS







Mis inclinaciones son casi siempre parecidas, como ya habéis visto quienes me seguís de lejos. Apuesto por comidas variadas en las que las verduras se convierten en indispensables. Muchas recetas que conocéis surgieron de mis improvisaciones y otras las aprendí de mi madre, algunas las conozco desde que mi interés por la cocina se hizo un hueco en mi vida y otras las he ido aprendiendo en el camino.

Pero aunque me decline más por las verduras no dejo a un lado, por algunos de mis seguidores, en los que incluyo mi familia, que caigan de vez en cuando, en estas páginas, recetas en las que las carnes y otros son el objeto principal. Así todos contentos.

He decidido publicar hoy y no esperar al lunes, como vengo haciendo últimamente, porque el martes próximo hay sorpresa de las buenas, ese día os espero por aquí, tengo una cita muy importante que lleva tiempo esperándome ¿qué será? El responsable: un peludín traviesillo. 

Hoy quiero enseñaros una lasaña diferente, especial, mezcla de sabores y texturas, otoñal y deliciosa.

Ingredientes:

- Calabaza 400 g.
- Espinacas cocidas 200 g
- Nueces picadas gruesas 12.
- Alcachofas 4.
- Tomate frito con cebolla.
- Placas de lasaña 12.
- Salsa de aceite de oliva al ajo-perejil.*
- Albahaca fresca.
- Maizena 1 y ½ cucharadas soperas.
- Leche 250 ml.
- Queso especial para gratinar.
- Aceite de oliva.
- Sal.

* Batir, en el vaso de la batidora, un tercio de vaso (de los del vino) de aceite de oliva, medio ajo y un puñadito de perejil hasta que quede bien molido e integrado.

Elaboración:
 




Hidratar las placas de lasaña en agua caliente durante diez minutos siguiendo las indicaciones del fabricante. Después de hidratadas sacarlas del agua y extenderlas sobre un paño limpio.






Sofreír la calabaza en láminas, a media fritura añadir las nueces. Salar. Añadir las espinacas escurridas de agua.


  




Aparte, rehogar las alcachofas limpias (podréis utilizar alcachofas en conserva). Salar. Escurrirlas del aceite retenido y cortar en trozos.






Pincelar el fondo de la bandeja con el aceite de ajo-perejil. Disponer cuatro unidades de placas. Cubrir con tomate frito y sobre él la calabaza, espinacas y nueces, encima las alcachofas troceadas y sobre ellas el queso de fundir, salsear muy ligeramente con la salsa de ajo.



Repetir la misma operación y cubrir con las cuatro últimas placas.

Preparar una bechamel diluyendo en frío la Maizena en la leche. Salpimentar y llevar al fuego  removiendo sin parar hasta que quede una crema suave y sin grumos. Volcar sobre la lasaña y distribuir algunas hojas picadas de albahaca fresca. Repartir más queso y salsa discretamente.


  
 

  


Hornear a 220 ⁰C (horno precalentado) diez minutos y gratinar otros cinco. Servir.











Para empezar la comida y abrir boca os sugiero la crema fría de melón de Alicia del blog Hogar y Ocio, os encantará.



lunes, 26 de septiembre de 2016

CROQUETAS DE CALABACÍN CON NUECES Y CIRUELAS PASAS






Me gusta variar los ingredientes de las croquetas pues siempre me encuentro sabores sorprendentes. Es lo que me pasó la primera vez con estas croquetas. Me dije que las haría con calabacín, dado que andaban rondando dos de ellos por el frigo y los veía a punto de caducar. Los elegí para formar parte de la singular mezcla que estaba a punto de "fabricarme". Para alegrar unas nueces troceadas y ¿por qué no? unas ciruelas que me habían sobrado de un asado de carne.

El éxito fue total, sobre todo para mi hija que no paró de decir ummmm cada vez que les daba un bocadito, jajaja.

Ingredientes:

- Calabacines medianos 2.
- Nueces troceadas 10-12.
- Ciruelas pasas picadas 7-8.
- Cebolla 1.
- Harina de repostería.
- Leche.
- Harina para emborrizar.
- Huevo batido para emborrizar.
- Pan rallado para emborrizar.
- Sal, pimienta molida, nuez moscada.
- Aceite de oliva para freír.


Elaboración:

Lava, y sin pelar, corta el calabacín en daditos, añade unas cuantas ciruelas picadas. Ponlos en un recipiente adecuado para microondas, sala y riega con un poco de aceite. Cubre con film y cuece en el microondas seis minutos a 800 W, pasados los cuales revuelve y da tres minutos más a la misma temperatura. Deja escurrir en un colador hasta que suelte la mayor parte del líquido.

Sofríe una cebolla mediana, cortada menuda, en cinco cucharadas de aceite de oliva. Añade las nueces troceadas y rehoga con la cebolla. Cuando la cebolla se haya reblandecido incorpora el calabacín con las ciruelas picadas. Agrega la medida de un vaso de los del vino de harina de repostería, rehoga unos minutos y vierte tres de leche con la misma medida del vaso de vino.

Cuece la masa (a fuego medio) hasta que se desprenda del fondo y paredes de la sartén (quince minutos aprox.) moviendo continuamente con la rasera de un lado para otro y vigilando que no se agarre.

Deja enfriar en una bandeja y después forma las croquetas. Pásalas por harina, huevo batido y pan rallado (siguiendo este orden).




Fríe en abundante aceite de pocas en pocas y dóralas. Pasa a un papel absorbente y sirve con salsa de yogur, de queso, de tomate o con una buena ensalada. 







¡Y hoy para postre cortadillos de cidra de Inma Maquito! del blog Cocina Dicharachera.




lunes, 19 de septiembre de 2016

BERENJENAS EN BLANCO AL MICROONDAS





Las berenjenas están a la orden del día durante todo el año, aunque para mí y según mi humilde parecer, las mejores son las de septiembre, en general las de otoño. A muchos les gustan fritas, tal vez como mejor las disfrutan, pero no me digáis que unas berenjenas rellenas de lo que sea no quedan geniales, en ensaladas están buenas, buenas, ¡oh la Moussaka! me deja sin palabras, en paté (tahínas) son lo mejor... Otros guisos son menos conocidos pero también muy apreciados, algunos ya los publiqué en este blog. Sin duda la berenjena tiene un lugar preferente en nuestra cocina mediterránea. Hoy os enseño una receta que no podéis dejar de lado, probadla y luego me contáis qué os ha parecido.

Ingredientes:

- Berenjenas 4 medianas.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Carne picada de ternera 200 g.
- Ajos 3 para el sofrito de carne.
- Vino del terreno 1 vaso para el sofrito de la carne.
- Albahaca.
- Mozzarella italiana 5-6 lonchas.
- Nata de cocinar 1 brick pequeño.
- Pimienta molida.
- Sal.

Elaboración:
 



Pelar las berenjenas y cortarlas en dados no muy grandes. Disponerlas en un recipiente apto para microondas, regar con el aceite y añadir la sal y la pimienta, mezclar. Asarlas a 800 W de 12 a 15 minutos interrumpiendo a la mitad para darles la vuelta y que se hagan por todos lados.




Mientras, sofreír en una sartén los ajos y cuando doren, agregar la carne y rehogar. Salar. Añadir el vino y reducirlo.

Repartir la carne encima de las berenjenas. Volcar la nata. Tapar con la mozzarella  y picar unas hojas de albahaca fresca.


Introducir de nuevo en el microondas y dejar que se funda el queso, alrededor de tres minutos. Servir caliente antes de que el queso se enfríe, la gracia de esta receta está en tomarla antes de que el queso se endurezca, de ocurrir esto siempre será una buena solución volverlo a fundir en el microondas unos segundos más.





Y para postre ¿qué os parece probar el pastel inteligente de Ángeles? Me atreví con él y os lo muestro para alegrar a los golosos. Introduje la novedad de cubrirlo con mermelada de albaricoque y adornarlo con un cordón de fideos de chocolate. Si alguien se anima a prepararlo que se acerque a su blog, en el que encontrará miles de postres a cuál mejor.





lunes, 12 de septiembre de 2016

AGUACATES RELLENOS






¡Hola, amigos! Vuelvo después de un movidito verano (hablo por mí), y como nota relevante, y cerca de comenzar el otoño, un inesperado, sorprendente y calurosísimo septiembre. A punto han estado los termómetros de reventar en algunos sitios y cargarse sin ton ni son a unas cuantas almas, más o menos inocentes, de un plumazo ¡qué digo de un plumazo! ¡de un rayazo! osease "del rayo divino" (que debe ser bastante caliente... digo yo)

  
No quiero pasar a la receta sin antes ofrecer a mis seguidores un regalo especial. Con cariño para todos ellos y miles de gracias por estar ahí.



Y como me supongo que aún no terminamos con las calores qué mejor que buscar algo refrescante para aliviarlas.

Os propongo un aperitivo o entrante, algo novedoso para los que sois tradicionales en gustos, pero os adelanto que no os decepcionarán los contrastes de sabor que se aproximan a lo asiático y que tan de moda están. Os animo a poner en vuestra mesa estos aguacates rellenos de frescor.

Los aguacates se pueden rellenar de muchas cosas y siempre quedan bien. Éstos fueron resultado de mis experimentos y "se han quedado a vivir en casa". Pueden ser un buen entrante para una cena con amigos. Una pincelada de aquí y otra de allí y resultarán hasta muy decorativos. Es principal que la cebolleta sea muy tierna por motivos obvios y es que al ser recién recolectada sus tallos estarán tiernos y jugosos, serán el toque fresco junto a la naranja.


Ingredientes:

- Aguacates.
- Tallos verdes de cebolleta morada.
- Gajos de naranja sin pieles.
- Mayonesa o lactonesa.
- Mejillones en escabeche picantes.
-Zumo de limón.
- Sal.
- Algunas láminas de cebolleta morada para decorar.



Elaboración:

Lava y corta los aguacates por la mitad y extrae los huesos. Sala ligeramente y rocía con zumo de limón. Ponlos a escurrir bocabajo.

 




Rellena primero con los tallos de cebolleta picaditos.







 



Pon encima dados de naranja (pelada y sin huesos). Cubre con mayonesa o lactonesa. Coloca un par de mejillones por cada medio aguacate. Decora con unas láminas finas de cebolleta.






Sirve fríos.