¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

sábado, 31 de octubre de 2015

SALSA BOLOÑESA



 Tocamos Italia con esta salsa, concretamente procede de Bolonia y sus alrededores. No creo que exista alguien que no la conozca en el mundo occidental, pues ha llegado a muchos lugares y hoy todos la cocinan para acompañar a la pasta, en especial a los espaguetis.
Imprescindible se hace también en las lasañas y otras preparaciones parecidas y hasta en ocasiones con otros ingredientes que no tienen nada que ver con la pasta. Se ha convertido en una salsa fundamental pasando a ser familiar en todos los hogares. Para la juventud es una receta imprescindible, no sé qué tiene que gusta tanto a la gente menuda.

Dedico esta receta a aquellos jóvenes que comienzan sus andaduras en solitario, ya independizados, ya por Erasmus, o ya porque un día les apetece preparar su propio plato de pasta, sin la supervisión de un "ojo escrutador a sus espaldas" (tipo Chicote, jajaja...), es un placer para mí pasarles mi receta esperando que les guste, no mucho, muchísimo.


Ingredientes:


- Carne picada mixta (la auténtica receta lleva ternera o buey, no incluye cerdo) 500 g.
- Ajos 2 dientes.
- Cebolla ½.
- Zanahoria 1.
- Apio fresco 1 ramita.
- Perejil fresco 2 ramitas.
- Setas deshidratadas, Boletus (las compro en Lidl) 25g.
- Tomate triturado de lata 400g.
- Azúcar 1 cda.
- Vino blanco: Montilla, Manzanilla, Jerez... 1 copa.
- Aceite de oliva 4-5 cdas. soperas.
- Sal y pimienta molida.


Elaboración:
 




Hidratamos las setas en un bol con agua templada.







 





Ponemos el aceite a calentar y sofreímos en él las hortalizas muy picaditas: ajos, cebolla, zanahoria y apio.






Añadimos la carne al sofrito y esperamos a que cambie de color, sazonando con sal y pimienta.

A continuación, escurrimos las setas y las picamos menudas, agregándolas a la sartén. Tres minutos después ponemos el vino y dejamos que evapore. Incorporamos el tomate y cocemos con una cucharada rasa de azúcar, diez minutos a fuego medio, o hasta que el tomate haya perdido el agua. Rectificamos de sal.


Servimos caliente con perejil picado por encima. Vosotr@s escogéis la pasta.



miércoles, 28 de octubre de 2015

GALLO AL VINO O COQ AU VIN





Me gusta la cocina francesa y conste que muchas otras también. El gallo al vino es un plato tradicional francés muy conocido. No, no penséis que voy a cocinar gallo, pues es difícil de encontrar. Durante años he tratado de encontrarlo para hacer este estofado y ser más rigurosa con la receta. ¿Andará el gallo en la frontera entre España y Francia sin saber dónde poner el huevo, para que luego nos liemos y no sepamos dónde enterrar a los supervivientes del accidente aéreo?  :)  Tal vez no he insistido demasiado. No me quedaba con la gana de probar y decidí al fin usar en su lugar pollo, que a fin de cuentas para gallo iba el pobre, jajaja.

Se disputan el origen varias provincias francesas y no se aclara nadie. Cuentan que lo inventó uno de los cocineros de Julio César cuando éste conquistó la Galia para festejar la victoria, amén de otras historias. El caso, y lo que realmente nos interesa, es que es un plato que se caracteriza por llevar gallo y vino tinto (a veces, blanco). De lujo si ponemos algunas setas.


Ingredientes:


- Pollo muslos y sobremuslos 3.
- Bacón 150 g.
- Champiñones 200 g.
- Vino tinto de buena calidad 250 ml.
- Caldo de carne 250 ml.
- Cebolla grande 1.
- Chalotas 2.
- Ajos 3.
- Tomate frito 1 cdta.
- Harina 2 cdas. rasas.
- Tomillo, laurel, apio y perejil frescos.
- Aceite de oliva 4 cdas.
- Sal y pimienta negra recién molida.


Para acompañar: patatas al vapor, fritas o arroz hervido.

 




Y un toque glamouroso (¡ya lleva algo del gallo!), servirlo con crestas de gallo.







Elaboración:


 




Dorar el pollo salpimentado en el aceite. Retirarlo a un plato y reservarlo.







En ese mismo aceite sofreír la cebollas y las chalotas, junto con el bacón. Añadir después de cinco minutos y ya a fuego fuerte el champiñón, los ajos y el tomate, dejar hasta que se consuma el agua. Rociar con la harina y dar unas vueltas para cocinarla un poco. Agregar las hierbas.



 




Incorporar el vino y el caldo. Poner de nuevo el pollo, tapar y cocer media hora a fuego bajo. Controlar la salsa para que no se nos pegue. Retirar las hierbas.











Pasar ligeramente las crestas por una sartén, decorar con ellas.Tratarlas con mimo pues son frágiles.








Servir caliente con la guarnición que hayamos elegido.

Muchas gracias por vuestros comentarios, y a todos los que me seguís. Un abrazo grande.




domingo, 25 de octubre de 2015

PINCHITOS DE MERLUZA






Con esta receta hacemos comer a los niños pescado ¡y sin quejas! A mis hijos les gustaron mucho siempre estos bocaditos y yo aproveché esa circunstancia para ponerlos de vez en cuando. Hoy día los siguen apreciando y alguna vez me los han pedido para recordar aquellos tiempos en los que eran más delicados con las comidas. Menos mal que allí tenían a su madre rompiéndose la cabeza para alimentarlos lo mejor posible, y que quede constancia de que mis hijos no han sido demasiado problemáticos, he tenido esa suerte.


 
Ingredientes:

- Merluza en filetes descongelada.
- Jamón cocido.
- Queso tipo Tranchettes.
- Harina.
- Aceite de oliva.
- Pimienta (opcional)
- Sal.
- Salsa de tomate casera.




Elaboración:

Trocear la merluza en cuadrados regulares, los restos que sobren podréis usarlos para croquetas, sopas, etc. Si hay alguna espina se retira. Salar un poquito.

Cortamos el jamón cocido y el queso de un tamaño un poco menor que el de la merluza, para que queden dentro, poniendo dos capas de cada uno. Sujetamos con un palillo atravesando de lado a lado.




 





Pasamos por harina, manejando con cuidado.








 




Freímos en aceite abundante, que los cubra. De no llegar a cubrirse del todo, con la misma rasera los vamos regando con el aceite. Doramos y retiramos.









Dejamos un momento sobre papel de cocina y servimos, mejor, sobre una cama de buena salsa de tomate casero. Si queréis podéis retirar los palillos, yo no lo aconsejo pues pueden desarmarse al sacarlos.



jueves, 22 de octubre de 2015

CAZUELITA DE BACALAO



 Es un plato que se hace por el Sur, aunque desconozco si por otros lugares de España, por supuesto tradicional. Éste es uno de los platos que saben a lo antiguo, al caldo sabroso, sano, y bien trabado. Tenéis que contar con tiempo pues se tarda un poquito en elaborarlo, ya que se va haciendo por partes, una hora os llevará casi seguro prepararlo, pero tened en cuenta que si no lo hacéis vosotros, no os lo vais a encontrar fácilmente. Es tiempo de entonar el cuerpo, ya vienen apeteciendo cosas calentitas, comidas que lleven cucharadas llenas de sabor. No me olvido de lo tradicional y aquí os dejo esta propuesta.

Hay personas que conozco que lo añoran, y me pregunto: ¿se perderá esta joya gastronómica?
A mi madre le encantaba este plato, mi recuerdo es para ella.

Ingredientes:

- Bacalao desalado 600 g.
- Ajos 3.
- Cebolla 1.
- Pimiento verde 1.
- Tomate triturado de lata 4 cdas, soperas colmadas.
- Laurel 1 hoja.
- Pimentón de la Vera 1 cda. sopera.
- Patatas medianas 2.
- Alcachofas 3.
- Condimento amarillo.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Fideos gruesos 1 puñado por persona.
- Guisantes en conserva (optativo).
- Pimiento morrón en conserva (optativo).
- Guindilla seca (optativo).
- Hierbabuena (optativo).



Elaboración:


La noche antes dejaremos el bacalao en agua abundante, dentro del frigo, después de enjuagarlo bien debajo del grifo.

Al día siguiente ponemos una cacerola al fuego y cocemos en agua (dos litros) el bacalao con el laurel, aprox. veinte minutos. Apagamos el fuego.

Tendréis precaución con la sal, sólo ponerla cuando el guiso esté acabado y os la pida.




A parte sofreímos en seis-siete cucharadas de aceite los ajos (que queden tostaditos, sin quemarlos) y los retiramos a un plato. Ponemos en ese mismo aceite la cebolla en juliana, a los cinco minutos incorporamos el pimiento verde cortado y un trozo de guindilla, si nos gusta. Pochamos unos minutos y echamos el pimentón, dándole unas vueltas para tostarlo (ésto se hace rápido para no quemarlo y que luego no nos amargue el guiso). Por último añadimos el tomate.Terminamos cuatro minutos después de hacer el sofrito y lo pasamos al vaso de la batidora, batiendo.


 





Retiramos el bacalao ya cocido y lo limpiamos, cuando temple, de pieles y raspas, manteniendo sus lascas naturales. Reservamos el caldo.







Pelamos las patatas, las cascamos, las lavamos y las freímos. Dejamos en un plato. Limpiamos y lavamos las alcachofas, las freímos en el mismo aceite.




 

 Echamos las alcachofas y  las patatas en el caldo de haber cocido el pescado (sin el aceite, bien escurridas). Añadimos el sofrito, que yo cuelo para no encontrarme hebras, y el colorante. Movemos para que se integre todo. Volvemos a calentar el guiso y cuando hierva incorporamos los fideos, cociendo diez minutos a fuego medio. Cinco minutos antes de servirlo agregamos los guisantes, los morrones en tiras y la hierbabuena picada.





Servimos caliente.


lunes, 19 de octubre de 2015

FLAN DE HUEVO Y LECHE






Aquí estoy con esta receta, para hacer otro homenaje al huevo, con motivo de su día internacional, ahora en dulce. No he querido que pase más tiempo, pues si lo dejo ya no tiene gracia, a pesar de que está muy reciente la tarta de queso y sabéis que suelo dejar un espacio entre postres.
No hay mejor manera de homenajear al huevo que con el flan, postre por excelencia español, tradicional, que todos conocemos a la perfección porque ha estado siempre presente en nuestras casas, constituyendo un clásico en las familias.

Sin complicación hoy elaboro un flan en la olla exprés de toda la vida, para hacerlo aún más fácil, para que no me digáis: "Yo no sé". Para esto dispondremos de una flanera con tapadera con capacidad suficiente para contener los ingredientes, es fácil de encontrar en cualquier comercio o ferretería. En un momento tendréis un delicado y genuino flan con los sabores de siempre, disfrutaréis enormemente, os lo garantizo.

 
Ingredientes:

- Huevos tamaño L 4.
- Leche entera 400 ml.
- Azúcar blanquilla 6 cdas. soperas.

Caramelo:

- Azúcar blanquilla 3 cdas.
- Agua 1 cda.




Elaboración:


Para hacer el caramelo ponemos el agua en el fondo de la flanera y sobre ella el azúcar. Llevamos al fuego, calor medio, y fundimos al punto de caramelo. Conviene ir moviendo de un lado a otro la flanera para que se caramelice al parejo ¡Cuidad de no quemaros! No lo tostéis demasiado pues comunicaría amargor, así es que cuando esté dorado lo retiramos del fuego. Ya fuera del calor lo extendemos deprisa por las paredes de la flanera, girando.




Aparte batimos los huevos, sin espumarlos, con el azúcar. Incorporamos la leche fría y mezclamos. Volcamos sobre la flanera caramelizada.



 


Ponemos dos vasos de agua en el fondo de la exprés e introducimos la flanera perfectamente cerrada. Tapamos la olla y ponemos la válvula. A partir de que la válvula gire contad veinte minutos (bajad el fuego a media llama). Destapad quitando la presión primero y luego la tapadera de la exprés. Sacamos fuera y abrimos la flanera para que el vapor no se condense en la tapa y caiga encima, pues nos aguará el flan.





Dejamos enfriar antes de meter en el frigo. Al servirlo volcamos el flan en una fuente honda para que no se derrame el líquido. Hay quien lo prefiere templado, pero lo común es tomarlo cuando está frío.

Este es el clásico flan que suele acompañarse con fruta en almíbar, chocolate fundido, helado, chantilly... Eso ya va a vuestro gusto. A nosotros nos gusta tal cual.






viernes, 16 de octubre de 2015

HUEVOS EN SALSA ORIENTAL


 


Esta receta me gusta. Querría que la compartierais conmigo y que os pongáis manos a la obra en vuestra próxima receta con huevos. Es sorprendente y muy sabrosa.

Están de moda los guisos con toques de fuera de nuestras fronteras y casi todo el mundo se "ha enfrascado" a cocinarlos encontrando sabores apasionantes, que nunca habríamos disfrutado de no haberse puesto a nuestro alcance las especias que se necesitan para cocinarlos, lo mismo ya estaban aquí ¡Pues claro! ...pero no les hacíamos mucho caso. De todas formas hay quienes se resisten a cambiar sus hábitos de alimentación ¡no saben lo que se pierden! Por ellos lloro, como he llorado picando la cebolla ¿qué demonios tenía la cebolla hoy que tanto picaba?


Ingredientes:

- Huevos L cocidos 6.
- Cebolla 1 grande.
- Manzanas 2 pequeñas o una grande.
- Curry de Madrás 1 cda. sopera.
- Cominos molidos 1 cdta.
- Aceite de oliva 4 cdas. soperas.
- Harina de repostería 2 cdas. soperas rasas.
- Perejil fresco picado.
- Caldo de pollo 300 ml.


Elaboración:

Cocer lo huevos diez minutos. Pasar por agua fría, dejar sumergidos y cuando estén fríos los pelamos. Reservamos.




Poner el aceite en una sartén y hacer la cebolla cortada muy menuda hasta que se reblandezca con un poco de sal. Cocinar todo el tiempo a media llama.

Añadir las manzanas peladas y en dados parejos y sofreír con la cebolla cuatro minutos más.






Incorporar la harina y las especias, mezclando y cocinando dos-tres minutos.

Echar poco a poco el caldo, integrando, sin parar de mover para que no salgan grumos.


 


Pasar a un recipiente de barro y trabajar fina la salsa un rato, teniendo cuidado de no desmenuzar en exceso la manzana y de que no se nos vaya a agarrar al fondo. Cuando esté casi a punto de salsa, no muy espesa, echamos con cuidado los huevos cortados a la mitad y terminamos cociendo hasta encontrar el punto justo de espesor. Esparcimos perejil picado.



















 Servimos calientes con  más perejil picado por encima. Esta es mi contribución al día internacional del huevo, pronto os pongo una dulce.

Gracias a todos mis seguidores y a vuestros comentarios, muy importantes para mí.








martes, 13 de octubre de 2015

TARTA DE QUESO Y CEREZAS EN ALMÍBAR



Cada cierto tiempo toca poner alguna cosilla dulce. Hoy le ha tocado a esta tarta, os la voy a explicar enseguida porque ya veréis que no tiene complicación alguna.

Las tartas de queso llevan estando de moda años, actualmente han ido cambiando y modificando sus ingredientes y técnica para entrar en ocasiones en la sofisticación. Se ven verdaderas obras de arte, incluso en las redes, no es necesario encontrarlas en pastelerías de renombre ¡qué envidia me dan!

Mi tarta es normalita, pero gusta porque queda bonita, deliciosa, y está al alcance de cualquiera que con un poco de tiempo y ganas se ponga con ella. Mi fuente se la debo a C. Bretherton. Os la dejo:

Ingredientes:

Para la base:
- Galletas María 200 g.
- Mantequilla 75 g.

Para la tarta:
- Queso Philadelphia 500 g.
- Azúcar 75 g.
- Nata 35 %, 140 ml.
- Zumo de 3 limones.
- Ralladura de 3 limones.
- Gelatina neutra 6 hojas.
- Cerezas en almíbar 400 g.
- Almíbar de las cerezas.


 Elaboración:

Triturar las galletas. Fundir la mantequilla y mezclarla con ellas. Forrar un molde desmontable redondo de unos 20 cm. con papel vegetal y extender sin apretar demasiado para que no se quede compactada en el fondo, y al solidificar luego cueste cortarla. Ponemos en el frigo mientras preparamos el resto.




 





Mezclar el queso, el azúcar y las ralladuras. Batir.








 





Montar la nata firme.








 Juntar las dos preparaciones con cuidado de no revolver demasiado.


 




Hidratar la gelatina troceada en el zumo de los limones. Después de diez minutos, llevar a fuego bajo en un cacito y calentar hasta que se haya disuelto.






 




Reservamos la gelatina esperando que esté fría y a continuación la unimos al preparado, teniendo precaución de integrarla bien.






Volcamos sobre la base de galletas y dejamos que solidifique dentro del frigo, al menos seis horas.

 





Calentamos el almíbar de las cerezas y dejamos reduciendo a fuego bajo cinco minutos. Esperamos que se enfríe.






Cubrimos la superficie de la tarta con el almíbar. Colocamos las cerezas encima de la tarta.

Dejamos en la nevera hasta la hora de servir, entonces desmoldamos.