¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

lunes, 29 de septiembre de 2014

SPAGHETTINI AL PESTO




Ya tocaba pasta, pero hoy con otra salsa italiana, somos monomaniáticos y nos cuesta salir de las clásicas pastas hervidas y después guarnecidas con tomate y algo de queso rallado, o como cosa más especial con boloñesa de carne, si disponemos de tiempo.

La salsa pesto es originaria de la región de Liguria en donde se prepara de manera tradicional. Me da que esta manera de preparar la pasta no se hace mucho en nuestro país a nivel familiar, teniendo que degustarla en restaurantes italianos refinados si queremos saber de qué se trata o volver a comerla de nuevo.

No hace demasiado tiempo que decidí probar en mi cocina y me gustó como me quedó ¡hombre, exactamente, exactamente no será...! pero se le parece mucho. ¿Queso Peccorino? ¡Va a ser que no! pues no lo tengo. Me satisface un mismo "Flor de Esgueva", excelente queso donde los haya, total es un poquito lo que se le pone, no supone un gran desembolso, como tampoco los piñones, no nos arruinan. No os empecéis a quejar, que si no, no los hacemos y sería una pena muy penosa, jejeje ¡Vamos con la receta!



Ingredientes para 3-4 personas:



- Spaghettini al huevo 200 g.
- Albahaca fresca (mejor con hoja pequeña, yo no la tenía y usé la grande) 10 hojas.
- Piñones 1 cda. colmada.
- Ajo 1 diente (sin el germen).
- Aceite de oliva suave (que no moleste en la garganta) 150 ml.
- Queso parmesano rallado 40 g.
- Queso curado y rallado Flor de Esgueva 40 g.
- Pimienta molida.
- Sal.



Elaboración:


Comenzamos preparando la salsa. Tostamos sin quemar los piñones en una sartén. Retiramos el germen al ajo. Separamos las hojas de albahaca del tallo. Echamos estas tres cosas en el vaso de la batidora e incorporamos los quesos. Batiremos despacio con un pocito de aceite e iremos poco a poco dejando caer un hilo del mismo, como si estuviéramos haciendo mayonesa, hasta gastarlo y hasta que se hayan  integrado perfectamente los ingredientes. Si queremos pondremos un toque de pimienta recién molida. Este proceso tradicionalmente se hace en un mortero.



 



Cocemos los spaghettini en abundante agua salada echándolos cuando ésta hierva. Cocemos a fuego fuerte. Movemos la pasta durante su cocción para que no se pegue y la retiramos en 8-10 minutos. Cuando se hayan cocido retiramos el agua.






Servimos enseguida acompañados de la salsa y regados ligeramente con ella. A parte más queso por si gusta.



sábado, 27 de septiembre de 2014

ENSALADA ROJA DE ALUBIAS




A pesar de que intentamos consumir legumbres en verano inventando mil recetas refrescantes con ellas, no acaban de satisfacernos plenamente como las preparadas de manera clásica en caliente y con sus respectivas carnes, verdura y patatas ¿Qué pasa en el verano cuando el sol aprieta y nos encontramos con un plato ardiente y contundente sobre la mesa...? lo menos es acordarse de la parentela del cocinero/a, jajaja, no es mi caso que yo no me meto y encima no me disgustan nunca. Se dieron los primeros pasos para introducirlas en los menús del verano para no renunciar a los beneficios que nos aportan y hoy podemos decir que se han consolidado y salvo en algunos hogares "pelín conservadores" en los que es imposible innovar nada (¡menos mal que ya no quedan demasiados prehistóricos!) los demás estamos más que acostumbrados a las ensaladas veraniegas de legumbres.

Hoy os traigo una manera distinta de comerlas, con unos toques especiales para poner a prueba nuestros paladares, puede que os aventuréis atraídos por su color. Animaros a poner más ingredientes rojos ¿qué os parece el pimiento rojo?

El verano se fue, pero aún sigue apeteciendo.




Ingredientes:



- Alubias rojas 200 g.
- Remolacha en tiras (conserva) 50 g.
- Tomate.
- Caballa filetes (al gusto).
- Huevos de codorniz cocidos.
- Laurel 1 hoja.
- Sal de apio (se vende en grandes superficies).
- Vinagre de Módena.
- Aceite de Arbequina.





Elaboración:



 


Cocemos las alubias con un poco de sal y una hoja de laurel. A la manera tradicional cuarenta y cinco minutos serán suficientes, vigilamos el punto de cocción en ese tiempo. Cuando hayan cocido, las refrescamos con agua fría.









Pelamos y cortamos en daditos el tomate. Mezclamos las alubias con la remolacha y el tomate, y aliñamos con la sal de apio, el vinagre y el aceite. Sazonad a vuestro gusto y si es necesario ponéis un poco de sal común para no saturar con la sal de apio.







Disponemos sobre el recipiente donde las vamos a servir y decoramos con los filetes de caballa y los huevos de codorniz.


Servimos a temperatura ambiente.


jueves, 25 de septiembre de 2014

FILETES DE MERLUZA EN SALSA VERDE




Si, ya sé que me diréis cuando la leáis, que la receta de hoy no corresponde a la auténtica merluza a la vasca o koskera, aunque se parezca bastante. He llamado a esta receta así porque prescindo de algunos de los ingredientes clásicos que lleva la koskera, como son las almejas, los espárragos y los huevos cocidos. Como intento ser dogmática en mi cocina me ha parecido que debía apuntar esta carencia para que no haya confusiones entre ellas. Se elaboran las dos con el mismo procedimiento y el resultado es parecido, ahora eso si, la vasca es insuperable. De esta manera está muy rica también, sale por supuesto más económica teniendo en cuenta que los filetes de merluza son congelados (¡ojo! de buena calidad). Os dejo con ella.



Ingredientes:



- Filetes de merluza congelada 500 g.
- Ajos 3 grandes.
- Perejil un buen manojo.
- Guisantes 1 latilla.
- Vino blanco de buena calidad 1 copa.
- Harina 1 cda. sopera colmada.
- Pastillas de caldo de pescado 2 (con poca sal).
- Sal y pimienta.
- Aceite de oliva 5 cdas.




Elaboración:


Descongelada ya la merluza con el método tradicional (dentro del frigo) dividimos cada filete, si son grandes, en dos mitades lo más parecidas posible de tamaño. Salpimentamos muy poco.

Diluimos las pastillas de pescado en un vaso de agua poniéndolas en el fuego.

 



En un recipiente de barro echamos el aceite y doramos suavemente los ajos cortados en ruedas, incorporamos bastante perejil y la cucharada de harina. Disolvemos la harina con el aceite y cocinamos un par de minutos. Controlad la densidad de la salsa y poned más o menos harina o caldo según vuestro gusto. En casa la preferimos poco densa.











A continuación incorporamos el vino y mezclamos bien, poniendo enseguida el caldo hirviendo.










Colocamos los filetes de merluza en este caldo y dejamos que cuezan con los guisantes a fuego medio. Movemos de un lado a otro con precaución de no romper el pescado y para que trabe la salsa sin agarrarse al fondo. Vigilamos que no se pase de cocción, no os doy tiempo pues depende del grosor de vuestros filetes, los míos estuvieron en su punto en diez minutos a partir del primer hervor (para orientaros).




Retiramos derramando por encima abundante perejil muy picadito. Servimos enseguida.






martes, 23 de septiembre de 2014

DADOS DE POLENTA FRITA EN ENSALADA




¿Habéis usado alguna vez la polenta en vuestra cocina? Seguramente que la habéis probado casi todos, o que al menos oísteis hablar de ella y os suena el nombre. Os explico algo de lo que sé de este producto energético.

Actualmente se le llama polenta a la harina de maíz, que no Maizena (nombre comercial) y otras, aunque ambas se derivan de este cereal se utilizan para distintas preparaciones. Dentro de ella hay también variaciones -amarilla, blanca, negra (alforfón, trigo negro o sarraceno)-. Empezó a utilizarse en el Norte de Italia,  por tanto los italianos fueron quienes difundieron su consumo, siendo normal históricamente que los argentinos se hicieran con ella y la introdujeran en toda Sudamérica, igualmente se difundió por muchos lugares de Europa, sin embargo España ha tardado en introducirla en su gastronomía, hoy día ocupa un sitio destacado por la cantidad de aplicaciones que se le están dando en nuestra cocina.
Lo cierto es que hay mucha historia referente a ella, yo os la he resumido.

La pongo a la parrilla, gratinada y frita, os dejo ésta última, más adelante os traeré otras formas de utilizarla, como es el caso de los panes-bizcochos de polenta, muy ricos por cierto ¿Habéis oído hablar de los que se hacen en Estados Unidos?



Ingredientes:



- Polenta exprés (tiene más ventajas que la tradicional al cocinarse más rápida y poderse emplear un rato después) 125 g.
- Leche desnatada 250 ml.
- Agua 250 ml.
- Nuez moscada rallada 1 cdta.
- Pimienta negra molida.
- Sal 1 cda. rasa.
- Aceite de oliva 1 cda.
- Aceite de oliva para freír.





Elaboración:

 




En un cacito ponemos el agua y la leche con la nuez moscada rallada, la pimienta, la sal y la cucharada de aceite de oliva. Lo ponemos al fuego disolviendo la sal y esperando que se caliente.




 




Echamos enseguida la polenta en forma de lluvia mientras movemos con una cuchara de madera. En tres minutos estará lista para retirar, se habrá desprendido del fondo y las paredes.




 




Volcamos en un recipiente rectangular que deje dos o tres centímetros de grosor. Rasamos para nivelar.








Media hora después cortamos en dados más o menos parejos.


 





Freímos en tandas, sin agolpar, en abundante aceite caliente y doramos hasta conseguir la apariencia de patatas fritas.







Ahora podéis emplearla en lo que más os guste, es una estupenda guarnición. Os dejo una idea que funciona muy bien y es formando parte de una ensalada clásica de tomate y lechuga. Si vais a aliñarla hacedlo justo antes de servirla, a mí no me gusta la polenta si se moja, me gusta crujiente.

domingo, 21 de septiembre de 2014

CAPONATA



Cuando oí por vez primera este nombre pensé que lo que se cocinaba era una gallina, jajaja, acordándome de aquella que nos ponían en la tele en el programa de Barrio Sésamo, como eso no podía ser, entre otras cosas porque la gallina no se iba a dejar, jajaja (todo esto es broma) investigué a ver de qué se trataba y averigüé que era un guiso procedente de la isla de Sicilia a base de berenjenas y tomates. Busqué más información para hacerme con la receta y la he venido poniendo en casa sin disgustar a nadie, buscando dar  toques diferentes de sabor en nuestra mesa.

Podréis ponerla como guarnición acompañando a la pasta, carnes o pescados asados y como aperitivo irá igualmente fenomenal.




Ingredientes:


- Berenjenas 3 medianas.
- Ajos 3 dientes.
- Cebolla 1 mediana.
- Apio un tallo con sus hojas.
- Tomate natural triturado 500 g.
- Aceitunas verdes sin hueso 1 bolsita.
- Alcaparras 2 cdas. soperas.
- Vinagre de Módena 1 cda. sopera.
- Azúcar 1 cdta. colmada.
- Queso parmesano rallado (opcional).
- Albahaca de hoja ancha 6 hojas.
- Aceite de oliva 8 cdas.
- Pimienta negra recién molida.
- Sal gorda.
- Sal de cocina normal.



Elaboración:


 



Lavamos y cortamos las berenjenas (despuntadas) en cuadrados grandes, las ponemos en un colador y les echamos un poco de sal gorda por encima mezclando y dejando que suelten el agua amarga sobre un plato hondo. Dejamos media hora.






Mientras, preparamos el sofrito en 4 cdas. de aceite, cortando ajos y cebolla en trozos pequeños, cuando se hayan pochado, a fuego medio, añadimos el apio cortado también pequeño y sofreímos unos minutos. A continuación incorporamos el tomate triturado, las aceitunas partidas por la mitad y las alcaparras.







Añadimos el vinagre y el azúcar y dejamos hacer despacio hasta que se reduzca.







Enjuagamos las berenjenas y las secamos disponiéndolas en una fuente para microondas y regándolas con las otras cuatro cdas. de aceite. Salpimentamos. El ponerlas al microondas hará que se cuezan como es debido sin absorber más aceite del necesario. Controlaremos su cocción en dos tiempos, después de cada uno las mezclamos y volvemos a introducirlas para que terminen de hacerse. En quince minutos a 800 W deben estar hechas.



Unimos las berenjenas al sofrito y mezclamos dejando un rato cocer juntos. Servimos caliente con la albahaca cortada por encima y si es de nuestro gusto con queso rallado. Fría está también muy agradable.

 

viernes, 19 de septiembre de 2014

ENSALADA DE MELOCOTÓN Y TOMATE



 

¿Quién ha dicho que no pueden mezclarse? es más, yo me atrevería a decir que se complementan perfectamente. Unos toques de allí y de acá y nos montamos en un plis plas un suculento plato de ensalada. El aliño le sienta de lo mejor y es que los productos de la marca Creative (no me regalan nada, que conste) son muy buenos para mi gusto y le aportan a las ensaladas un sabor diferente y siempre original. Probé a ponerle el vinagre aromatizado con higos y canela y me sorprendió gratamente. Os animo a probarla.



 


Ingredientes:

  
- Melocotones maduros.
- Tomates de ensalada.
- Mozzarella de búfala.
- Rúcula.
- Aceite de oliva.
- Vinagre balsámico Creative de higos y canela.
- Pimienta negra recién molida.
- Sal gruesa.






Elaboración:


No he dado cantidades para que podáis poner la que os apetezca, sí tendréis en cuenta que el aceite hay que proporcionarlo con el vinagre, poniendo por cada cucharada de vinagre dos de aceite, más o menos (en el caso de este vinagre, que es más suave).


 

Lavar los tomates y partirlos en rodajas no muy gruesas, colocarlos en una bandeja o plato. Pelar los melocotones y cortarlos laminados colocándolos con el tomate en hilera. Cortar igualmente la mozzarella en rodajas y distribuir a vuestro gusto. Poner por encima algunas hojas de rúcula. Salpimentar y mezclar en un bol el aceite y el vinagre emulsionando la mezcla, para regar al final la ensalada un momento antes de servirla.




Servir fría o del tiempo.

En el caso de no tener el vinagre podréis sustituirlo por una mezcla de miel, aceite de oliva, vinagre suave y un toque de canela molida. No sirven excusas.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

SETAS SALTEADAS CON JAMÓN SERRANO




Prefiero sin duda las setas frescas a que las que vienen en conserva, pero hoy vamos de receta rápida, de las que haces porque ese día no tienes ganas de cocinar o de las que, en un imprevisto, se nos presenta visita en casa, pudiendo en un momento preparar un rico plato calentito con el que vas a sorprender.
Se habla mucho últimamente de "los fondos de despensa", os aconsejo tener en él un par de botes de setas que vais a poder utilizar para revueltos, cremas, tortillas, arroces y cómo no, para saltearlas con un poco de jamón serrano.




Ingredientes:




- Setas variadas 2 botes.
- Jamón serrano 150 g.
- Ajos 3 ó 4.
- Guindilla al gusto.
- Aceite de oliva 4 cdas.






Elaboración:


Lavamos las setas bajo el grifo para quitarles el agua de conserva y dejamos escurrir bien, no deben retener mucha agua, sólo la inevitable.


 



Ponemos el aceite a calentar y en él los ajos cortados en rodajas y la guindilla. Cuando se hayan dorado un poco incorporamos el jamón cortado en trocitos.









Revolvemos un par de minutos e incorporamos enseguida las setas. No ponemos sal. Mezclamos y en cinco minutos, a fuego medio-fuerte, las apartamos y servimos calientes.






lunes, 15 de septiembre de 2014

MERMELADA DE CIRUELA Y DANESAS



Nada más fácil que preparar nuestra propia mermelada en casa. Me quedaban algunas ciruelas negras en el frutero y viendo que se me iban a estropear decidí hacer esta rica mermelada. Tenía en mente hacer unas danesas con albaricoque y me pregunté que porqué no con ciruela, así que lo uno trajo a lo otro. Os explico cómo hago la mermelada, esperando que le saquéis provecho, y de paso os dejo que veáis cómo quedan las danesas.






Ingredientes para la mermelada:

  
- Ciruelas maduras rojas 400 g.
- Azúcar blanquilla 320 g.
- Zumo de ½ limón.





  



Elaboración:

 



Lavamos muy bien las ciruelas y les quitamos los rabitos de tenerlos. Las cortamos sin pelar y retiramos los huesos. Las ponemos en un cazo alto para evitar salpicaduras durante la cocción. Echamos el azúcar y el zumo de limón.





  


Ponemos en el fuego (siempre medio) y movemos continuamente para evitar que se agarre. Trabajamos quince minutos dándole vueltas todo el tiempo. Dejamos reposar y que temple. Al ser poca cantidad no necesito esterilizar botes ya que la consumimos pronto.






Volcamos en un recipiente de loza o cristal estando dispuesta para consumir. Queda deliciosa, nada que ver con las compradas.







Ingredientes para las danesas:


  
- Hojaldre rectangular 1 lámina.
- Mermelada de ciruela casera.
- Huevo batido 1.









Elaboración:





Encendemos el horno a 200 ºC.


Extendemos el hojaldre y trazamos cuadrados de 10 x 10 cm. con un cuchillo afilado. Desde cada vértice hacia el centro hacemos una línea recta dejando un centímetro aproximadamente libre, en dónde ponemos una cucharada de mermelada.




 




Doblamos las puntas, separadas, hacia el centro delante de la mermelada y presionamos ligeramente para sellar. Pincelamos con huevo batido.







Introducimos en el horno en una bandeja con papel sulfurizado y las dejamos de 15 a 20 minutos, hasta que se doren.

Servimos a temperatura ambiente.