¡Hola, Bienvenidos!

¡Hola amigos!


Me llamo Alicia. Os abro encantada las puertas de este blog. ¡Bienvenidos!

La cocina para mí es entretenimiento, un motivo para relajarme, expresarme, experimentar y hacer disfrutar a quienes prueban mi comida; incondicionales mi familia y amigos (siempre muy agradecidos), tengo motivos para poner pasión en cada uno de los platos que elaboro, ojalá logre transmitírosla.


Lo dedico a mi madre.

domingo, 31 de marzo de 2013

MOUSSE DE LIMÓN



Ingredientes:


- Limones grandes, 3.
- Zumo de uno de los limones, 150 ml.
- Ralladura de uno de los limones.
- Gelatina de limón, medio sobre.
- Nata montada, 200 ml.
- Clara de huevo (tamaño L), 1.
- Azúcar, 8 cucharaditas colmadas.

- Cáscaras de limón, 4 mitades (para 4 raciones).
-Frutas rojas en almíbar.
- Hojas de menta y ralladura de limón para adornar.




Elaboración:

 

 



Rallamos un limón y reservamos la ralladura. Extraemos el zumo del mismo limón y si nos falta hasta completar los 150 ml. extraeremos parte del zumo de otro limón. Como vamos a emplear las cáscaras del limón para emplatar, limpiaremos bien por dentro las cáscaras (previamente lavadas), ayudándonos de una cucharilla de postre.



 






El zumo del limón con parte de la ralladura los pondremos en un cacito al fuego, y cuando hierva añadiremos el medio sobre de gelatina de limón. Dejamos en reposo.







 


Montamos la nata, teniendo en cuenta que debe estar muy fría para que sea más fácil montarla. Lo haremos con una batidora de varillas, sin poner nada de azúcar, que incorporaremos cuando esté prácticamente montada, utilizando cuatro cucharaditas. Reservamos.



 
 

Montaremos la clara con un poquito de sal hasta el punto de nieve fuerte, también utilizando la batidora de varillas. Ponemos otras cuatro cucharaditas de azúcar y reservamos.

 


Mezclamos el preparado de gelatina con la nata y la clara de huevo, suavemente envolviendo las tres y metiéndolas en el frigorífico un par de horas, para que la gelatina empiece a compactar los ingredientes.








 

Con una cuchara grande, rellenaremos las cáscaras de los limones a los cuáles hemos rasado los fondos para que queden bien asentados. Adornamos con parte de la ralladura de limón, las frutas rojas en almíbar y unas hojitas de menta fresca.

A petición de Juana que quiere emplear los maravillosos limones del jardín.


viernes, 29 de marzo de 2013

JUDÍAS VERDES EN SALSA




Ingredientes:



- Judías verdes 1/2 kg.
- Ajos, 3 unidades.
- Almendras sin piel, 100 gramos.
- Rebanadas de pan, 2 o 3 unidades (según el tamaño).
- Huevos cocidos, 2 unidades.
- Aceite de oliva.
- Sal.







Elaboración:


Limpiamos de hebras y puntas las judías y las cortamos primero por la mitad a lo largo y luego en tres o cuatro trozos cada una.
 

Ponemos agua a hervir con un poco de sal y en ese momento echamos las judías (por supuesto lavadas) y las dejamos cocer de 20 a 25 minutos dependiendo de la calidad de las mismas (a mí particularmente me gustan más al dente).



 


Cocemos también los huevos durante diez minutos.

 
Freímos en una sartén con dos cucharadas de aceite los ajos, las almendras y el pan.


 




 
Los batimos con un vaso de caldo de cocer las judías. Si queda demasiado espeso, añadimos más caldo para conseguir una consistencia media.


 





Escurrimos las judías para eliminar el agua y las salteamos con un poco de aceite que nos sobró de la fritura. Cuando se impregnen de aceite, les añadimos la salsa obtenida, rectificamos de sal, y dejamos hervir el conjunto 5 minutos más. Mezclamos con un huevo picado y decoramos con otro en rodajas.
 



Esta receta es de las que mis hijos llaman "antiguas" y no les falta razón. La hacía mi madre y ella me la enseñó y yo os la enseño a vosotros porque es muy saludable y sabe estupendamente. Creo que se inventó en el Poniente granadino y luego se extendió a otras zonas, ya no sé si es una receta que se sigue haciendo en las casas de familia o se ha perdido llevada de la ignorancia del mundo actual, sus prisas y sus deseos de guardar la línea. Lamentable.

miércoles, 27 de marzo de 2013

TORRIJAS DE NARANJA Y CARAMELO




Ingredientes:


- Pan especial torrijas, 24 unidades.
- 500 ml. de zumo de naranja.
- 500 ml. de leche entera.
- Seis cucharadas de azúcar.
- Dos huevos.
- Ralladura de dos naranjas.
- Aceite de oliva para freír.

Para decorar:

- Rodajas de naranja.
- Caramelo líquido.



 



Elaboración:

 

  



Pondremos en un cacito las cucharadas de azúcar con unas gotas de zumo de naranja y las ralladuras.

Hacemos caramelo. Dejamos enfriar unos minutos.




 




En un recipiente amplio echamos el zumo y añadimos los huevos batidos mezclando de manera uniforme.



 





Sobre el caramelo que hemos dejado entibiar, volcamos la leche y lo ponemos al fuego para que el caramelo se funda y se integre a fin de que la leche tome el sabor del caramelo.
Dejamos enfriar.




 




Mezclamos la leche con el zumo y los huevos e iremos remojando el pan, que yo he cortado en círculos para darle un toque más original.





 




Mientras, vamos calentando el aceite con una cáscara de naranja.

Extraemos la cáscara y dejamos que el aceite esté caliente, pero no demasiado.





 
Sacamos el pan y escurrimos presionando un poco con la rasera y recogiendo el líquido sobre el mismo recipiente del remojo.

Freímos por tandas y escurrimos el exceso de aceite en una servilleta de cocina por encima y por debajo.

 
 

 


Emborrizamos en azúcar y canela.







Emplatamos en una bandeja grande, decorando con rodajas de naranja y con azúcar hecha caramelo, dejándolo caer sobre ellas trazando una línea en zigzag.



lunes, 25 de marzo de 2013

POTAJE DE SEMANA SANTA




Ingredientes:


- Garbanzos 500 g.
- Bacalao en salazón 400 g.
- Tomate 1.
- Pimiento verde 1.
- Cebolla 1.
- Ajos 6.
- Pimentón, 1 cucharada sopera colmada.
- Pimienta en grano.
- Aceite de oliva, 2 cucharadas soperas.
- Sal.
- Espinacas 250 g.
                                           - Almendras 50 g.            
                                          - Huevos cocidos 2.




Elaboración:

 

 



La noche antes ponemos en remojo los garbanzos con el bacalao (enjuagado debajo del grifo), en la misma agua.






 
 



En la olla exprés convencional, echaremos dos litros de agua e iremos añadiendo el tomate, el pimiento, la cebolla y los ajos. Cuando empiece a estar caliente el agua añadimos los garbanzos y sobre ellos el bacalao, sin moverlos (la idea es dejarlo situado encima para poderlo sacar fácilmente cuando llegue su momento). Desespumamos.
 






Aparte, en una sartén, calentamos el aceite y echamos el pimentón, cuidando de no quemarlo. Volcamos sobre los garbanzos, y ponemos también el laurel.



 




Tapamos la olla y dejamos cocer quince minutos, tras los cuales, volvemos a abrir la olla y sacamos el bacalao a un plato, para volver a cerrarla y completar una hora de cocción.

Desmenuzamos el bacalao, extrayéndole las espinas, si las tuviera, aprovechando sus propias lascas. Las pieles no las tiramos las guardamos para batirlas con las hortalizas, pues aportan una gelatina estupenda para dar consistencia al caldo.

 



Terminada la cocción sacamos las verduras y las trituramos con las pieles del bacalao y un poco de caldo.











Vertemos sobre los garbanzos. Mezclamos bien y echamos las espinacas a cocer diez minutos. Simultáneamente picamos los huevos cocidos y las almendras machacadas, integrándolos en el guiso.







Rectificamos de sal. Servimos.




 

Este plato lo aprendí de la madre de mi marido, pero luego yo lo he modificado a mi gusto. Es de los preferidos de él y cuando se aproxima la Semana Santa, empieza a recordármelo, así que es inevitable hacerlo, pero no solamente en esta época, también le apetece en pleno verano.

El pan que lo acompaña también lo he hecho yo, es de centeno y trigo, otro día os explicaré cómo hacerlo, es sencillísimo y está súper bueno.