¡Hola, Bienvenidos!

Mi nombre es Alicia, como otras blogueras de la red, "todo lo bueno abunda", y no tengo abuelas, que sí que las tuve y una de ellas escribió un libro de recetas en los años cincuenta. Sus cinco hijas "lo han llevado a sus vidas como un equipaje de mano". A mí, algunas me llegaron a través de mi madre, Blanca, con quien aprendí a querer a la cocina. Este blog es para hacerle un homenaje.

Son recetas sin complicaciones que pongo al alcance de aquellas personas que tengan interés en conocerlas y que quieran pasar un rato divertido conmigo.


martes, 11 de julio de 2017

TIRAMISÚ HELADO






Es un postre italiano muy conocido, que cada cocinero elabora según su gusto porque no hay una receta estricta y única para hacerlo, sino variantes a partir de una serie de ingredientes base, que pueden ser representados por distintos productos. Se prepara, eso sí, con café y licor (dice la Wikipedia).

El tiramisú se monta por capas, y aunque es postre más bien de cuchara, hoy le he dado una textura y un aspecto diferente: "lo he puesto a congelar", con lo cual después de desmoldado se mantendrá firme  y no se desmoronará. Habrá por tanto que tomarlo antes de que se descongele, nos hará las veces de una tarta helada.

He modificado algún proceso en la elaboración para ayudar a su consistencia. Espero que sea de vuestro gusto.

_______________________________________________________________________________

Con este tiramisú me despido de vosotros hasta después del verano. Os doy las gracias por lo que me aportáis, que es mucho más de lo que pensáis, compartiendo amistad, experiencias y afecto. Gracias a todos. Nos vemos pronto.
_______________________________________________________________________________






Ingredientes:


  

- Queso Mascarpone 200 g.
- Nata, 35% materia grasa, 100 ml.
- Azúcar 80 g.
- Gelatina neutra en hojas 3 g.
- Huevos L, 2.









- Bizcochos especiales para tiramisú (Savoiardi) 12.
- Amaretto 60 ml.
- Café expreso 60 ml. (si prefieres pon descafeinado).
- Azúcar 60 g.
- Agua 80 ml.
- Cacao Valor para espolvorear.



Medidas del molde 12x12x8


Elaboración del relleno o mousse de queso:

Separa yemas de claras. Monta por separado cada una con la mitad del azúcar. Reserva en el frigo las claras montadas.

Pon a remojo la gelatina.

Semimonta la nata y añádele el queso crema suavemente.

Incorpora las yemas en dos veces e integra envolviendo.

Comprime la gelatina para quitar el agua y a continuación la pones unos segundos en el microondas para que se funda. Une a la mezcla.

Termina agregando la clara reservada al compuesto, mezcla envolviendo.

                
Pasos para montar el tiramisú:

Prepara un almíbar con el agua, el azúcar y el café. Hierve hasta que no queden restos de azúcar. Retira del fuego y añádele el licor. Deja reposar hasta que temple (no conviene usarlo caliente pues ablanda demasiado los bizcochos, y deben quedar más bien enteros, yo me descuidé un segundo y los de abajo se me reblandecieron más de lo necesario) 😭

Sobre papel parafinado coloca una capa de bizcochos en la base del molde, ligeramente remojados, y extiende una porción de crema encima. Vuelve a cubrir con bizcochos y más crema. Termina con bizcochos y una capa fina de crema. Tapa de nuevo con papel.


Pon en el congelador y guarda la crema restante en el frigo (tienes que dejar una porción algo más grande para la cubierta).

Desmolda cuando esté congelado pasando una hoja de cuchillo por todo el contorno. Retira los papeles. Cubre con el resto de la mousse, cierne el cacao por encima y sirve enseguida.


Fácil, muy fácil y deliciooooooso, un postre que os va a gustar.

_____________________________________________________________________________

 Hasta pronto amigos. A la vuelta os espero con más cosillas de cocina divertidas y prácticas para el día a día.


miércoles, 5 de julio de 2017

PASTELITOS DE MERLUZA Y PATATA AL HORNO


  



Habrá que encender el horno si queremos probar estos pastelitos, aunque siempre cabe la opción de pasarlos por la plancha o hacerlos en fritura. Estos días atrás por la redes se hablaba de que ya puestos a pasar calor lo mismo era encender el horno que estar sobre/encima de los fogones, que a fin de cuentas  lo que más "duele" es estar al lado de la llama, mientras los demás se dan sus chapuzones en el agua. ¡Qué sacrificados somos los cocineros! jjj.

Yo, los veo fenomenales para el verano, es un plato que se presta bien para dejarlo hecho y en el último momento llevarlo a gratinar mientras ponemos la mesa. Seguro que ese día los niños comerán pescado ya que además están muy ricos y al escoger hornearlos conseguiremos restar algo de calorías. Os animo a probar, no dejéis de decirme si gustaron.

 
Ingredientes:

- Merluza limpia en filetes y descongelada 450 g.
- Patatas 400 g.
- Puerro (parte blanca) ½.
- Huevos 3.
- Mantequilla 30 g.
- Sal, pimienta negra molida, nuez moscada, perejil.
- Pan rallado.


Elaboración:

Pon agua al fuego, no demasiada, y sala. Cuece la merluza hasta que blanquee. Retira a un plato. Desmenuza.

En esa misma agua, si es poca añade algo más, cuece las patatas peladas y troceadas. Retira, añade la mantequilla y chafa con un tenedor.

Pica muy menudo el puerro y ponlo en un cuenco. Añade la pimienta, la nuez moscada, el perejil y dos de los huevos batidos. Une con la merluza y el puré de patatas. Comprueba la sal.

  

Cubre el fondo de una bandeja con papel sulfurizado y ve poniendo porciones parejas de la mezcla que hemos redondeado, aplastado ligeramente e impregnado con pan rallado.



 

  


Pincela con el huevo restante batido e introduce los pastelitos al horno con el gratinado. Espera que tomen color y sirve sobre un lecho de ensalada variada.







sábado, 1 de julio de 2017

CROQUETAS DE POLLO ASADO AL CURRY DE MADRÁS


  



Os he comentado alguna vez de la versatilidad de las croquetas que con distintos e inusuales ingredientes podemos convertir en un bocado exquisito quedando como grandes cocineros. Pues hoy era día de traeros esta otra manera de disfrutarlas, y muy especial. Si os gustan los sabores acentuados con tintes exóticos, éstas son las vuestras.

He recurrido a unos restos de pollo asado que en casa suelen sobrar y que no debemos, en conciencia, desperdiciar tirando a la basura. Los he usado en muchas otras preparaciones pero un día, ya lejano, probé a ponerlas en la masa para croquetas y creedme que quedan sabrosísimas.

Ingredientes:

- Restos de pollo asado y su salsa.
- Cebolla ½.
- Harina repostería 1 taza de café.
- Leche 4 tazas de café.
- 1 cda. rasa de curry de Madrás.
- Sal.
- Aceite de oliva.

- Rebozado común: harina, huevo batido y diluido con leche y pan rallado.

Elaboración:

Trocea, no muy fina, la carne de pollo y desecha ternillas y pieles.

Corta la cebolla menudita y rehoga en cuatro cdas. de aceite de oliva. Incorpora el pollo y la salsa, sofríe un minuto.

Añade la harina y la leche. Agrega el curry y mezcla. A fuego medio cuece la masa sin parar de moverla alrededor de quince minutos o hasta que la masa se desprenda fácil de las paredes y del fondo de la sartén.


Vuelca sobre una bandeja y cuando temple tapa con film para proteger la superficie. Espera que enfríe.

Forma las croquetas del modo que prefieras, en esta ocasión he querido hacerlas redondas por darles un aspecto diferente. Pasa por harina, huevo y por último por pan rallado.


Fríe en abundante aceite, de pocas en pocas piezas, para mantener siempre la misma temperatura que ha de ser caliente pero no ardiendo (fuego medio). Gira si es necesario para igualar el tostado. Pasa a papel de cocina y sirve enseguida.


Una buena ensalada sería el acompañamiento ideal.






lunes, 26 de junio de 2017

AJOBLANCO DE HARINA DE HABAS




Hace tiempo que publiqué el ajoblanco de almendras, que es el clásico de la ciudad de Málaga, y de él puedo decir que es una maravilla de sopa fría, inigualable por su sabor, textura, color, una joya gastronómica según mi parecer.  Es en verano cuando echamos mano a ponerlo en nuestra mesa, como los gazpachos tradicionales. Cada uno tiene su sitio y lo defienden como se merece.

Cuando en mi receta de hoy especifico "de harina de habas" os indico que hay otros ajosblancos que no son de almendras, uno de ellos es éste que se hace desde antaño (tal vez en tiempos de escasez, para usar las habas que se quedaban secas) en la zona de Granada capital y provincia y hacia el noroeste de la geografía, que incluyen ciudades malagueñas, como es la bella ciudad de Antequera y zonas de Córdoba como la bonita ciudad de Priego. Como veis abarca una extensión amplia que recoge tres provincias, desconozco si en otros lugares también se hace.

Como buena sopa fría se ha servido en verano para aliviar calores y lo común ha sido acompañarlo con pepino picado y rebanadas finitas de pan, al menos en mi casa. Después he ido hablando con unos y otros, sorprendiéndome cuando me he enterado con qué lo acompañan ¡ojo! echado en plan barquitos dentro del ajoblanco, ingredientes que pueden ser de lo más variopintos: patatas fritas, huevos fritos ¡ésto... un buque,jjj! sardinas en aceite, uva moscatel, melón, cerezas...

La receta es algo discutida, algunos dicen que más pan y menos harina, otros al contrario, yo le pongo igual proporción y me va bien, sin abusar de cantidades. Os animo a prepararlo, sus amantes, que los tiene y muchos, no pueden pasar sin él en verano.
_____________________________________________________________________________

Como habréis visto he cambiado mi foto de portada, para hacerla más fresquita como dije en Instagram. A ver si así animo al tiempo y nos da un respiro.

_____________________________________________________________________________




Ingredientes:

- Miga de pan de dos o tres días 60 g.
- Harina de habas El Molino 60 g.
- Ajo ½ (sin el germen).
- Aceite de oliva 6 cdas. soperas.
- Sal.
- Vinagre de Jerez 2 cdas. soperas.
- Agua muy fría 400 ml.

- Guarnición: la que tengáis a mano y ese día se os antoje probar.




Elaboración:

Remoja la miga de pan y estruja. Mezcla el pan con la harina de habas, el ajo (prudencia), el aceite, el vinagre y la sal. Añade un poco de agua y tritura con la batidora hasta formar una papilla parecida a una mayonesa espesa. Ve aclarando poco a poco hasta gastar el agua. Conserva en el frigo. Es normal que se disgregue en el reposo, lo mismo le ocurre al ajoblanco de almendras, debes remover antes de servir.



Acompaña con la guarnición elegida. En este caso os he dado dos versiones, con cerezas y con pepino, la más tradicional.



miércoles, 21 de junio de 2017

MUFFINS CON TROCITOS DE FRESA Y CHOCOLATE BLANCO




No hago muffins con frecuencia, todo al final por no tener que obligarme a comerlos jjj.  Resumiendo las veces que los he hecho, habrán sido unas diez o doce en cuatro años, de muy distintas maneras y con distintos procedimientos, con ingredientes variados, con un relleno discreto para no hacerlos demasiado pesados, salados... Descubrí  que mejoran añadiendo buttermilk a la masa, que los hace más ligeros e incluso tienen mejor sabor.

Esta receta es de una reconocida repostera a la que le tengo gran admiración, Elisa Calcagno, de la que he aprendido técnicas y recetas muy buenas. He modificado algunas cosillas.

Os cuento como va.

Ingredientes:

- Harina de repostería 250 g.
- Huevo L, 1.
- Azúcar blanquilla 200 g.
- Mantequilla 60 g.
- Impulsor (levadura química) 1 cdta.
- Sal ½ cdta.
- Bicarbonato 1 cdta.
- Buttermilk* 250 ml.
- Fresas en trocitos (discretamente).
- Chocolate blanco, especial fundir (discretamente).

Elaboración:

Pon los ingredientes sólidos en un cuenco y mezcla con una cuchara de madera. Tamiza.

Bate el huevo, incorpora el buttermilk, añade la mantequilla fundida y templada (no caliente).

Une las dos preparaciones, procurando no batir demasiado la pasta, es importante no trabajarla en exceso.

Es el momento de agregar trocitos de fresa y de chocolate, sin abusar. Hazlo en dos veces, y suavemente, con una espátula.

El horno lo pones a 180 ⁰C.

Coloca en moldes de silicona para magdalenas, papeles especiales para muffins y distribuye la pasta, llenando un tercio. Con estas cantidades me salieron diez muffins.




Hornea alrededor de veinticinco minutos. A los quince minutos de horneado saca los muffins rápidamente de los moldes de silicona (dentro del mismo horno, esto lo hago para que los fondos queden bien cocidos, a veces la silicona impide que se hagan bien por la parte de abajo, que no les llega suficiente calor) y termina de hornear. Hay que comprobar que están bien hechos (presiona suavemente en el centro que debe ofrecer resistencia al tacto) y que la superficie ha quedado dorada.

Receta de mis borradores.

___________________________________________________________
  

*El buttermilk lo suelo comprar en Lidl pero puedes sustituirlo en casa mezclando 250 ml de leche entera con dos cucharadas de zumo de limón. Mezclas, dejas reposar un par de minutos y lo empleas.



sábado, 17 de junio de 2017

LOMO A LA PIMIENTA VERDE, A MI MANERA




No es frecuente, pero alguna vez sí que me han hecho una llamada sobre recetas que he publicado, diciéndome: Alicia esto no se hace así, o Alicia estás equivocada con eso. Es normal que ocurra puesto que no todos hacemos las cosas igual. Ahora me viene a la cabeza un dicho que solía mi madre repetirme: "todas las tareas de las mujeres son las mismas y ninguna es igual". Bueno, aparte de lo que se pueda extraer del texto referente a lo políticamente correcto, que no viene al caso ahora, es cierto que llevaba razón. Son mis propias tareas y a veces no tienen demasiados puntos comunes entre ellas de unos días para otros. Por lo tanto, no es de extrañar en mi cocina, que me salte más de una vez las reglas, y que si hoy me apetece modificar algo pues lo hago y pruebo a ver qué pasa. Pienso que a vosotros os ocurre igual. Probando y probando se investiga y se aprende, lo afirmo con pleno convencimiento. Sin disparatar, claro, para eso está el entendimiento, jajaja.

Hoy titularé: a mi manera. Otro día tal vez no lo diga. Pero me gustará saber que leísteis mi mensaje de ahora, ahí está en parte la clave del nombre de mi blog. Eso me deja más tranquila ¡¡¡Tenedme paciencia, por favor!!! jjj.

Ingredientes:

- Lomo de cerdo 5 filetes gruesos.
- Puerro 1 (parte blanca).
- Bovril 1 cda. sopera.
- Pimienta verde 2-3 cdtas.
- Nata cocinar 300 ml.
- Leche 100 ml.
- Aceite de oliva 4-5 cdas.
- Sal.

Elaboración:  

Limpia de grasa el lomo y corta filetes de un dedo de grosor. Sálalos ligeramente y pásalos por aceite caliente, primero por un lado dos minutos y después por otro dos más. Retira los filetes y sobre ese mismo aceite rehoga el puerro, previamente lavado, muy picadito. Vuelve a poner el lomo cuando se haya reblandecido el puerro. Incorpora la pimienta verde. Añade la nata y un poco de leche templada en la que hemos diluido una cda. del concentrado de carne. Cuece unos minutos a fuego medio, girando la carne durante este tiempo varias veces.


Sirve caliente.

Receta de mis borradores.



lunes, 12 de junio de 2017

TARTA DE KIWIS






Para terminar una comida sin demasiadas calorías bien podría serviros este postre sencillo con fruta. Mi consejo es que la tarta la toméis recién hecha, ya fría, pues aunque pincelo con clara de huevo el hojaldre, al hornearlo, para evitar que se humedezca la base, que tiende a deslucirse y reblandecerse al contacto con la crema y los kiwis, siempre es mejor prevenir por si acaso y consumirla no muy tarde. Si en lugar de hojaldre decidís poner masa quebrada el resultado será muy parecido y más seguro, siguiendo el mismo procedimiento, pero quedará menos fina.

Ingredientes:

Para preparar la base:

Hojaldre redondo.  Coloca el hojaldre en un molde rociado con spray desmoldante, untado de mantequilla o bien sobre el papel de fábrica también enmantecado. Adáptalo al molde y pincha el centro con un tenedor. Refrigera al menos media hora. Precalienta el horno a 200 ⁰C. Hornea aprox. media hora, cubriendo la base interior con papel de horno y pesas (legumbres secas). Retira el papel y las pesas, pincela con clara de huevo (batida) y hornea cinco minutos más. Saca del horno y orea sobre una rejilla. Reserva.

Crema de arroz:

- Leche desnatada 250 ml.
- Harina de arroz 1 cda. y ½.
- Azúcar 2 cdas.
- Yemas L, 2.
- Canela en rama 1 pequeña.
- Piel de limón.

Cubierta:

- Kiwis (rodajas).
- Sobre de cobertura de tartas de Lidl.

Elaboración:

Pon la leche a calentar con una cda. de azúcar, la canela y la piel de limón. Deja hervir y retira, tapando, para que mientras infusione. Diluye las yemas con la otra cda. de azúcar y la harina de arroz.

Ve añadiendo poco a poco la leche caliente sobre las yemas, removiendo sin parar para que no se corten.

Vuelve a poner el cazo con la crema al fuego, siempre al medio, y deja que espese sin parar de mover. No debe hervir de continuo, por lo que habrá que retirarla unos segundos y volverla a poner nuevamente. Deja que temple y vierte sobre el hojaldre, colando la crema. Cuando esté fría decora por encima con rodajas de kiwi.



Prepara una cobertura de tartas (sobres especiales de Lidl) siguiendo las instrucciones del fabricante y abrillanta con un pincel de cocina.


Déjala en la nevera hasta servirla.

Receta de mis borradores.




jueves, 8 de junio de 2017

GAZPACHO ANDALUZ CON SU PICADILLO




No tengo dudas de que todos sabéis hacer gazpacho, pero tendréis que reconocer conmigo que "cada maestrillo tiene su librillo", es normal que cada uno piense que tiene la receta perfecta. Como no me voy a poner a probar todos y cada uno de ellos por imposibilidad física y natural os digo que os creo ¡está tan rico un buen gazpacho!

El mío es uno más, el que suelo hacer desde que empecé a enfrascarme en asuntos de cocina. No he modificado nada, en perjuicio de la vanguardia, y vengo haciéndolo a la manera más tradicional procurando no liarme mucho, pues no es necesario demasiado artilugio, ni poner la cocina "patas arriba" para un simple gazpacho, se trata de que nos quede más que aceptable... pues, como para repetir plato.

En mi gazpacho no hay pan, espeso poniendo más tomate. Tampoco pongo cebolla (sí en el picadillo), esto lo aprendí de mi madre y lo sigo haciendo así.

Dedico la entrada a mis hijos, grandes amantes del gazpacho, a los que he inculcado el gusto por él desde pequeños, porque imagino que querrán tener la receta, por si algún día de este próximo verano (por ejemplo) deciden ponerse con él y yo "no estoy disponible".



Ingredientes para el gazpacho:

- Tomates de pera 1 k y ½.
- Ajos 1 diente mediano.
- Pimiento rojo de asar ¼.
- Sal 1 cda.
- Aceite de oliva 4-6 cdas. (por no añadir muchas calorías, podéis poner, si os gusta, alguna más).
- Vinagre de Jerez reserva  1 cda.
- Agua muy fría ½ litro.



Ingredientes para el picadillo:

- Tomate.
- Pimiento rojo de asar.
- Pimiento verde italiano.
- Cebolla.
- Pepino.

Elaboración:

Lava la verdura. Corta en trozos regulares y retira el germen del ajo (cuidado con el ajo, es conveniente no pasarse con él, más vale quedarse corto). Añade la sal.

En un bol grande coloca el vaso de rejilla de la batidora. Ve batiendo poco a poco e integrando el aceite y el vinagre.


Ya batido todo, retira el vaso y añade el agua. Mezcla con unas varillas o con una cuchara. Rectifica la sazón.





Para el picadillo debes trocear la verdura pequeñita y servirla acompañando el gazpacho para que cada uno se sirva lo que guste.



lunes, 5 de junio de 2017

TRES APERITIVOS (II)


Es tiempo de aperitivos. Os recomiendo que probéis con estos tres, de momento. Más adelante os traeré alguno más.


MEJILLONES DE CAMBADOS CON VINAGRETA



Fácil, fácil.

Elige unos buenos mejillones. Me encantan los de Cambados. Cuécelos al vapor con una hoja de laurel y una pizquita de sal hasta que se abran y su aspecto se haya vuelto terso y firme. Reserva.

Pica menudos tomate, pimiento, cebolla, perejil y si te gusta pon un poco de pimienta negra recién molida.

Prepara una vinagreta con tres partes de aceite de oliva por una de vinagre, y sal. Bate.

Incorpora el picadillo de verdura a la vinagreta, deja media hora que se integren los sabores.

Desprende las valvas que no tienen mejillón y las desechas.

Disponlos en una bandeja y riega con la vinagreta. Sirve.



LANGOSTINOS AL HORNO CON HIERBAS AROMÁTICAS


Para preparar estos langostinos no se necesitan ni muchos ingredientes ni mucho tiempo. Eso sí, es imprescindible que sean muy frescos.

Habitualmente los ponemos cocidos, yo os sugiero que probéis a meterlos en el horno, no es una receta novedosa, pero sí lo es aderezarlos con nuestras hierbas favoritas. Hoy he elegido perejil, albahaca y romero, tened en cuenta que no comunicarán excesivo sabor, pero sí apreciaréis un ligero toque diferente y muy agradable.



Os aconsejo que antes de hornearlos, un par de horas antes más o menos, dividáis los langostinos en tantas partes como hierbas hayáis escogido y los dejéis macerando por separado con su hierba mezclada, aceite de oliva y un poco de sal. Luego, para asarlos, no tenéis más que colocarlos en hileras de la misma hierba. Entre fila y fila coloca dientes de ajo sin pelar y ligeramente aplastados.
  


Hornea a 180 ⁰C, durante unos 8-10 minutos dependiendo del tamaño. A la mitad del tiempo, les damos la vuelta.

¿Me contaréis qué os parecieron?



BROCHETAS DE SALMÓN, LANGOSTINOS Y JIBIA


Una buena manera de comer pescado y de forma más atractiva es ésta. Servirá como uno más de los aperitivos de un día de fiesta, sin nada de complicación y muy sabroso. El punto del pescado es ya cosa vuestra, a mí en particular me gusta no muy pasado, pero lo prefiero si ha cambiado de color.

Ingredientes:

- Salmón.
- Langostinos.
- Jibia.

Para la salsa:

- Aceite de oliva.
- Eneldo.
- Ajos.
- Escamas de guindilla.
- Zumo de limón.
- Sal.

Elaboración:

Corta dados de salmón más o menos parejos, corta la jibia igualmente. Pela los langostinos.  Ensarta en brochetas un trozo de cada uno de ellos. Reserva.

Prepara una salsa a base de los ingredientes que os he señalado. Bátela. Añade los ajos picaditos.

Pasa las brochetas a una sartén antiadherente untada ligeramente con aceite.


Asa por ambos lados y ponlas en tu punto deseado. Presiona con el dorso de una cuchara la jibia para que tome contacto con el calor de la sartén. Retira y riega con la salsa. Sirve enseguida.

Recetas de mis borradores.

miércoles, 31 de mayo de 2017

MINIPIZZAS





Hoy podríamos hacer unas pizzas más gorditas que las que normalmente solemos hacer, que sé que a algunos les gustan de esta manera, y como no cuesta nada complacer os dejo otra forma de preparación nada complicada, será muy fácil, sólo seguir mis pasos.

Ingredientes:

Para la masa:

- Harina para pan 400 g.
- Levadura seca 1 sobrecito.
- Agua tibia 250 ml.
- Sal 1 cdta.
- Azúcar 1 cdta.

Para poner encima:

- Queso especial gratinar (mozzarella).
- Tomates cherry.
- Calabaza en láminas.
- Jamón serrano.
- Orégano seco 1 cda.
- Aceite de oliva 2 cdas.
- Sal.
- Pimienta molida.
- Rúcula para adornar.

Elaboración:

Mezcla la harina, la sal, el azúcar y la levadura. Poco a poco incorpora el agua tibia (no superes 30 ⁰C), une en el mismo bol y luego amasa sobre la encimera, ligeramente enharinada, durante diez minutos. Aceita un cuenco y deja reposar la masa tapada en lugar cálido o resguardado de corrientes una hora.


Vuelve a amasar cinco minutos y pon nuevamente a levar media hora.

Enciende el horno a 220 ⁰C.

Divide en doce porciones, forma círculos y coloca sobre papel de horno. Distribuye los ingredientes por encima, cantidad y corte a tu gusto, espolvorea con orégano, sal y pimienta y riega con aceite. Hornea 15-20 minutos.

  

Decora con la rúcula y sirve.

Receta de mis borradores.





sábado, 27 de mayo de 2017

ESTOFADO DE POLLO Y PIÑA





Tengo que reconocer que mis comidas del día a día son las normales que se toman en todas las casas y que apuntan más bien a la tradición. Desde que decidí abrir un blog me salgo de lo común y experimento con platos nuevos preparando aquellos por los que siento debilidad, curiosidad, o que considero un reto personal. Son, los que por unas cosas y otras he ido aplazando para un momento preciso y adecuado. Tener un blog de alguna manera "obliga" a poner en práctica nuevos sabores, nuevas técnicas y presentaciones más vanguardistas o minimalistas. Sin embargo mi cocina es sencilla, creo que no es complicada y no necesita de máquinas especiales. Quiero acercarme a vosotros a través de ella, ojalá que lo logre.

Por eso cuando "me tropecé" con este estofado sabía que me iba a gustar, que os gustaría, pues no se trata del clásico: que bien rico está. Éste tiene unos ingredientes muy actuales en cocina y diferentes de lo que estamos acostumbrados, su combinación resulta muy interesante. Os lo dejo a ver qué os parece ¿puede ser un buen plato de dieta?

Ingredientes:

- Patatas  medianas, 4.
- Filetes de pechuga de pollo gruesos 6.
- Pimiento rojo, 1.
- Cebolla, 1.
- Piña  en conserva 500 g + su jugo.
- Caldo de pollo 300 ml.
- Guisantes en conserva 100 g.
- Sazonadores:
Pasta de chile (en su defecto escamas de chile) al gusto.
Mostaza de Dijón, 1 cda.
Soja 2 cdas.
- Cebollino para decorar.

Elaboración:

Pela las patatas, lava y pártelas en rodajas de un dedo de anchas.

Disponlas en el fondo de una cacerola y sobre ellas los filetes de pechuga de pollo bien distribuidos. Mantén el fuego medio.

Pica encima, en trozos regulares y no muy pequeños, el pimiento rojo y la cebolla.


 

  

Cubre con el caldo de pollo (casero o de brick), el jugo de la lata de piña, la pasta de chile, la soja y la mostaza. Diluye previamente y luego mezcla con el guiso sin revolver. La patata seguirá quedando abajo y el pollo encima.











Alrededor de los diez minutos de cocción agrega la piña cortada en dados y cinco minutos antes los guisantes. Deja cocer hasta que las patatas se ablanden pero sin romper, enteras. Pon a punto de sal, si lo necesita.


  


Decora con cebollino picado por encima y sirve bien calentito.

Mi consejo, si te que quedó clarita la salsa, es que diluyas en un poco de agua una cda. rasa de Maizena y la incorpores al guiso disolviendo e integrando.

Receta de mis borradores.




jueves, 18 de mayo de 2017

POLLO TERIYAKI Y SU GUARNICIÓN




Al fin de nuevo con vosotros tras un tiempo, más de un mes, desde mi última publicación.

Han sido unos días movidos en los que han pasado las horas deprisa y sin sentirlas. He tenido un viaje de por medio y una pérdida sentida y dolorosa. No me he recuperado, es reciente, ni creo que lo haga en un largo periodo. La desgana me ha alcanzado desde que supuse lo que irremediablemente iba a ocurrir, no encontrando motivaciones para volver antes y dejaros una receta de esas que tengo acumuladas en borradores y que tanto me obsesiona dejar limpios. Es como si quisiera cerrar una etapa y abrir otra nueva. Tengo dudas sobre si seguiré publicando, así es que si en un tiempo largo no me veis por aquí es que he decidido dejarlo definitivamente. Siento que os debo la explicación.

Aprovecho para agradeceros vuestra paciencia, vuestros comentarios, y a todos los que os habéis preocupado de una manera o de otra por mí durante esta no muy larga ausencia. Gracias a mis seguidores del blog, de Fb, de Instagram, de G+ y a todos los demás, que sin seguirme, les gusta pasar por aquí buscando alguna idea.

Cambiando de tema, y centrándome en lo que de verdad os interesa de esta página, hoy os dejaré una receta rica, fácil y muy de actualidad, pues ya tendréis comprobado que se imponen las tendencias japonesas en nuestra alimentación, haciéndose un hueco grande y ganando cada día más adeptos.

He elegido esta receta porque es muy básica, casi no es receta. Es importante encontrar el punto de la salsa y la textura adecuada del salteado, con eso tendréis éxito seguro.

Ingredientes:

- Pechugas de pollo sin piel y deshuesadas 500 g.
- Setas (vuestras preferidas) 150 g.
- Calabacines 150 g.
- Espárragos verdes (solo las puntas) 8-10.
- Arroz grano largo 200 g.
- Salsa de soja oscura 50 ml.
- Mirin o Jerez seco 50 ml.
- Azúcar blanquilla 1 cda sopera.
- Ralladura de naranja.
- Zumo de naranja 50 ml.
- Sésamo tostado.
- Aceite vegetal (maíz, girasol…).
- Sal (si se necesita).

Elaboración:

 




Lava y trocea en tiras parejas el pollo. Mezcla en un bol amplio la soja, el mirin, el zumo de naranja, la ralladura y el azúcar. Bate con un tenedor, hasta que se integre el azúcar.





 
  



Macera el pollo en la salsa obtenida durante una hora (cubre con film e introduce en el frigorífico). Remueve una vez.





Cuela el jugo de la maceración y ponlo a reducir dos minutos en una sartén a fuego bajo. Deja que el pollo escurra sobre un colador.

 



Mientras, cuece el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante. Prepara las verduras cortando en tiras de mediano grosor las setas y en láminas los calabacines.






Unta ligeramente una sartén tipo wok (fondo grueso) con aceite y saltea tres minutos aprox. a fuego fuerte las verduras, incluidas las puntas de espárragos. Añade durante el salteado un poco más de aceite y una pizca de sal.

Retira las verduras (vuelve a untar la sartén con aceite) e inmediatamente pon el pollo a dorar manteniendo el fuego alto.



Sirve el pollo volcando encima la salsa caliente y esparce semillas de sésamo. Acompaña con las verduras y el arroz.


De haber quedado la salsa clara, diluye una cdta, de Maizena en una de soja oscura (fría) e incorpora a la salsa caliente hasta que se integre y espese.